Por Redacción

Aunque se trata de una conducta que cada vez se presenta  con mayor frecuencia en las redes sociales,  el fenómeno de la porno-venganza, que en los últimos años ha dañado la vida de miles de personas, en la Ciudad de México aún no se encuentra tipificado aún como delito.

La porno-venganza, mejor conocida como “revenge porn”, es aquella conducta que se manifiesta por parte de alguna persona, que con la intención de causar a un daño a otra con quien  sostuvo alguna relación de carácter sentimental, difunde imágenes con contenido sexual sin autorización.

Es por ello que la diputada local del Partido Encuentro Social Abril Yannette Trujillo Vázquez, presentó ante la Tribuna de la Asamblea Legislativa, una iniciativa para reformar el Artículo 188 bis del Código Penal de la Ciudad de México, tipificando el delito de la “porno-venganza”, estableciendo para quien cometa esa falta una pena de iría de 3 a 5 años de cárcel, además de una multa que iría de los 75 mil hasta los 200 mil pesos. La sanción, se incrementaría en un tercio más, tratándose de mujeres y de personas con alguna discapacidad.

La reforma, también establece un añadido, en el cual quede como obligación de las empresas dedicadas al manejo de redes sociales, proporcionar los datos la información relacionada con el infractor (a), además de bloquear las cuentas sociales del mismo (a).

Para argumentar su propuesta, la diputada Abril Trujillo comentó que como antecedente se tienen las reformas aprobadas ya en otros países como en Estados Unidos (2014) y la Gran Bretaña (2015) en donde esta conducta ya es sancionada por el Estado con sanciones muy similares a la presentada en la ALDF.

Por su parte, apenas en septiembre pasado, diputados del Congreso del Estado de Jalisco tipificaron en su Código Penal el delito de la “porno venganza” y “el sexting”, que es el envío de mensajes con contenido sexual para establecer una relación de carácter personal, pero a través de las redes sociales, con lo cual se causa un grave daño a la persona que queda expuesta.

A decir de la diputada Abril Trujillo, la medida es para proteger a los menores de edad, principalmente y para que se haga un buen uso de las nuevas tecnologías de la información.